Barichara, Joya Colonial de Santander


Divagando - Barichara

Foto: Depositphotos


UN PUÑADO DE BUENAS RAZONES HAN CONVERTIDO A ESTE PUEBLITO DE ESTAMPA CASTELLANA,  EN UN PUNTO DE ATRACCIÓN PARA EL TURISMO NACIONAL E INTERNACIONAL

 

En los albores del siglo XVIII, cuando el capitán español Francisco Pradilla y Ayerbe fundó a Barichara, hubiera sido imposible avizorar el destino turístico al que más de dos siglos después se entregaría esta preciosa población santandereana, cuya deslumbrante fisonomía de arquitectura española se despliega sobre una cuesta de colinas desnudas en las que subyacen canteras.

Barichara está a veinte kilómetros de San Gil, por una carretera que asciende en medio de un paisaje muy parecido al de las tierras castellanas. Sus calles adoquinadas, casas de piedra y cal e iglesias, han sido frecuentadas por los santandereanos desde hace muchos años, pero su auge turístico creció a raíz de que fue nombrada Monumento Nacional, en 1978. Cerca de cuarenta años ha tenido desde entonces para que, de boca en boca, su fama de lugar idílico para pasar unos días al amparo de los gruesos muros de sus casonas solariegas y gozar de las bondades de sus pequeños hoteles se haya vuelto legendaria. Los extranjeros que vienen por primera vez al país preguntan cómo llegar a este municipio y se van con la impresión de haber conocido un enclave único y tranquilo por antonomasia, pues el significado de su nombre evoca la palabra guane barachalá, o “lugar de descanso”.


 

Divagando - Barichara 1

Foto: Depositphotos

 


La apariencia modesta de Barichara y la sencillez de sus habitantes resultan ideales para pasar allí unos días de solaz y descanso, y esta es su gran virtud. Un paseo sugerido dentro del pueblo es situarse en el parque principal, visitar la catedral de la Inmaculada Concepción, una imponente construcción arenisca del siglo XVIII y darse un paseo por las tiendas de artesanías que rodean la plaza. Luego vale la pena subir la cuesta hasta la iglesia de Santa Bárbara y continuar de allí al Parque de las Artes, que exhibe tallas de piedra hechas por los escultores de la región. Desde un mirador situado sobre esa misma vía se tiene una vista impresionante de la cordillera Oriental y los valles a sus pies. También se puede visitar el Taller de Artes y Oficios, sede de la Fundación Escuela Taller, donde se han formado los artesanos de la región en destrezas como la cerámica y la piedra. Esta casona expone alrededor de un patio central una colección de fósiles, cerámica guane, pinturas y objetos artesanales, entre otros.

Una extensión de la visita a Barichara es el paseo a Guane, una caminata que toma alrededor de dos horas por un antiguo Camino Real. Su Museo Arqueológico y Paleontológico cuenta con fósiles de millones de años, cerámicas, collares y otros objetos elaborados por los indígenas guane.

 

ALGUNOS HOTELES

- La Nube Posada: Calidez, buena comida y un sabroso spa.

Cl. 7 N.° 7-39, Tel.: 7267161, Barichara, Cel.: (310) 3348677.

 

- La Posada del Campanario: A un costado de la catedral, adecuado en una casa colonial con un patio de arbustos y plantas y un lindo mirador. Cl. 5 N.° 7- 49, Tel.: 7267255, Barichara.

 

- Hostal Misión Santa Bárbara: Vieja mansión colonial restaurada y adecuada como un hotel de mayor capacidad que los anteriores. Cl. 5 N.° 9-12, Tels.: 7267163, Barichara, 2884949, Bogotá.

 

*Revista Divagando/Juana Tamarindo / Mayo 2 de 2017