Mujeres motociclistas, son mujeres más felices.

Mujeres motociclistas, son mujeres más felices.


Revista Divagando

Sin duda la palabra motocicleta pertenece al género femenino… Y es que las mujeres que conducen moto no pierden su feminidad, por el contrario son mucho más felices y se sienten más sensuales.

 

La motocicleta ese símbolo de rudeza y masculinidad, esa evolución icónica del Cowboy el vaquero y su caballo, sin duda una imagen que por décadas perteneció a los hombres ahora recibe con gran acogida al género femenino. En la última década las mujeres se han abierto paso entre el tráfico de las ciudades e incluso emprenden largos recorridos de una ciudad a otra.

 

La marca de peso internacional Harley Davidson aplicó un estudio donde concluyó que “las mujeres que manejan moto son más felices y seguras de si mismas que el resto de mujeres”.

Revista Divagando


La compañía de investigaciones Kelton tomó una muestra de 1.013 mujeres motociclistas y 1.016 mujeres no motociclistas. El método fue online y se lograron comparar ambas muestras.

 

• Un 37% de las motociclistas se sienten siempre felices contra un 16% de las no motociclistas.
• Un 27% de las motociclistas se sienten siempre sexy, contra un 7% en el caso de las no motociclistas
• Un 35% de las motociclistas se sienten seguras de si mismas, respecto al 18% en las no motociclistas
• El 51% de las motociclistas están contentas con sus relaciones íntimas, en el caso de las no motociclistas solo el 35% lo esta

 

El estudio arrojó la cifra de 27 millones de mujeres motociclistas en el mundo, y más o menos la mitad de esta población asegura que la moto es para ellas una fuente de felicidad.

 

Más allá del género que la utilice, la motocicleta resulta siendo una alternativa de trasporte efectiva, en muchos casos económica, pero sobre todo divertida y apasionante.

Revista Divagando


Top 5 de las preferidas por las mujeres

1. BMW F800R
2. Ducati Monster 696
3. Harley-Davidson Super Low
4. Honda CB500F
5. Harley-Davidson Street 750

* Revista Divagando / Catalina Moncada