Órganos sanos con la comida orgánica


La globalización y la industrialización nos conducen cada vez más hacia el abismo de lo artificial, es muy difícil encontrar alimentos que no hayan sido modificados o fertilizados artificialmente, más no imposible. Los mercados orgánicos y sus productos son una alternativa para satisfacer la necesidad de comer sano.

Aunque no lo notemos, la comida que consumimos diariamente está cargada de componentes dañinos para la salud. Esto se debe al proceso químico al que son sometidos los alimentos para que su fecha de vencimiento sea más prolongada o para manipular su composición y tamaño, básicamente comemos comida intervenida genéticamente.


comida-organica


Los alimentos orgánicos son aquellos alimentos (vegetales y frutas) que en ninguna etapa de su producción han sido intervenidos con fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos, así como tampoco los suelos donde son cultivados. Ahora bien, la leche y el queso deben provenir de una vaca “Feliz” alimentada sólo con granos que no hayan sido tratados genéticamente ni fertilizados sus suelos.

La comida creada en forma natural, sin ninguna manipulación humana (además de cariño y buenos cuidados) no tiene químicos, pesticidas, fertilizantes o aditivos sintéticos. Su sabor, color y aroma son de mayor calidad, por lo tanto tienen muchas más vitaminas, minerales y antioxidantes que los productos de las grandes cadenas de supermercados


1


Según estudios los colorantes y aditivos alimentarios producen frecuentes reacciones en el cuerpo humano, estas reacciones alérgicas que vemos comúnmente hoy día se producen por los colorantes artificiales y los aditivos en los alimentos. Estos productos químicos, introducidos en la comida pueden originar urticarias o asma alérgico, que realmente no tienen nada que ver con la alergia, sino que es el síntoma exterior de un rechazo.

Si no confías en las grandes cadenas que dicen vender alimentos orgánicos, puedes optar por los pequeños mercados orgánicos, lugares manejados por gente que se dedica a producir o a comprar a pequeños cultivadores, alimentos orgánicos.

* Revista Divagando / Catalina Moncada